Agenda del Pescador

Este Blog tiene el propósito de compartir, buscar conocimientos y por sobre todo, buscar nuevos amigos y destinos de pesca.
Por favor, sienta la libertad de hacer opiniones constructivas. De compartir sus experiencias y de invitarme a pescar.
"Este espacio promueve la pesca con devolución".
Nota Importante, solo soy un pescador apasionado, pesco por diversión y regocijo del alma.
Saludos Cordiales
De un pescador

SILVERS ARE IN!!!!

En mi vida había visto un letrero tan revelador como el que anunciaba que los "Salmones Silver" habían ingresado al río aledaño al camping, sobre la ruta.  Y pocas veces había puesto a prueba un frenado tan en seco de un vehículo, jajaja!!!.
Lo entretenido de la pesca es la libertad para elegir nuestra especie objetivo, técnica, moscas, lugar y una serie de factores más, para intentar asegurar el éxito de la misión.  El viaje a Alaska había sido orientado a la pesca de salmones silver (cohos).  Los cuales, según la literatura estarían ingresando hacia la segunda quincena de agosto.   Información que fue respaldada por otros pescadores que se encontraban en la zona y que efectivamente resulto ser así.
Porque los Silver?.   Pues es uno de los salmones que mejor reacción tiene a las moscas, ataca con agresividad y ofrecen un duro combate, particularmente aquellos plateados de mar o recién ingresados al río.  Ya los conocemos en Chile, tanto en su forma potadroma como anádroma.  Pero esta era la oportunidad de pescar cohos nativos, en su estado natural, como ha sido por miles de años.

Averiguamos tablas de mareas de la bahía a visitar y ríos influenciados por esta.  La pesca se concentraba hacia pleamar y aproximadamente unas dos horas previas a esta, es decir durante el "flujo".   Dado a que este movimiento se da dos veces al día, deja tiempo para descansar, visitar otras áreas o dedicarle tiempo a otras especies. En nuestro caso nos fuimos a pescar Dolly Varden.   No obstante, es necesario aclarar que siempre esta la posibilidad cierta de pescar estos salmones con marea baja, pero son periodos usualmente menos productivos.
La pesca en el mar tubo sus complementos.   Los cohos suelen transitar en cardúmenes, los cuales se acercan mas a la orilla mientras sube a la marea.  Tras estos bancos de salmones vienen focas y lobos, ver estos animales a escasos metros de nuestra balsa era un signo que los cohos ya estaban al alcance de nuestros lances.   Como era de imaginar, dada la presión de estos depredadores los salmones transitaban a pocos metros de la orilla.   Donde muchos pescadores desplegaban su artillería sobre ellos.  Muy frecuente era ver que cuando un pescador atrapaba uno, venia una seguidilla de capturas.... el cardumen transitaba frente a nosotros.
En los ríos con influencia de la marea, esperábamos el inicio del flujo... allí se presentaban los remontes de salmones, el ideal era esperarlos en puntos estratégicos, principalmente en correderas.   Y con cierta precaución de estar en un sitio seguro, sin ponernos en riesgos cuando el agua alcanzara su punto máximo de crecida.  Cada captura requería al menos 15 minutos de lucha, donde saltan, corren corriente arriba, corriente abajo, cansarlos lleva un buen periodo.  Obteníamos unos 5-7 piques o capturas, luego venia el reflujo y la actividad cesaba.   Eran dos a tres horas de euforia, piques, luchas, mientras el río cambiaba su estructura por el agua que ingresaba y debíamos ir movilizándonos a terrenos mas altos.   Como era de esperar, lobos marinos también ingresaban al río tras estos cardumenes y la competencia por obtener salmones era muy fuerte.

Cuando los salmones han ingresado a los ríos camino al desove y ya lejos del mar, es posible identificar puntos estratégicos de pesca.  Pozones, confluencias y áreas de desoves.  Recién llegados a las áreas de desove son una gran oportunidad de pescarlos.  Se presentan agresivos y territoriales. Ofreciendo jornadas productivas y muy entretenidas, dado a que aun conservan mucha de su energía.
La pesca la abordé siempre con una caña 7wt, la cual se comportó bien con salmones de 2 a 8 kilos. Linea de flote con leader de 10ft  o linea ultra fast sinking tip con leader de 4ft.   Según fuera la profundidad del lugar.  La mosca que por lejos mejor anduvo, fue una zonker articulada fucsia con cuello de hackle purpura.  Las moscas más recomendadas y usadas por los locales, eran de color chartreuse, pink y bucktail rojo/amarillo.   Pero me resultaron menos productivas.
Aunque suene algo petulante...  no puedo evitar comentar... por la felicidad que esta me produjo, que... literalamente... estuve presente en primera linea en "un festival de pesca de cohos".  
Y así...  atrás quedaron...   esas arduas jornadas tras los silver, los hermosos paisajes y una abundancia que solo Alaska puede ofrecer.   La euforia de una pesca formidable, las infartantes olas contra corriente en dirección a la mosca que anunciaban que un salmón venía al ataque... cual misil submarino...  y que el pique era inminente.  Que solo en un par de "estripiadas" mas...  en unos pocos segundos... vería como estallaría el agua, que la lucha se iniciaría y que una vez mas estaba a prueba de retenerlo hasta llegar a la orilla con él.  Para finalmente, inmortalizar algunas capturas... para la memoria del pescador.

ALASKA ME LLAMA Y DEBO IR

"Alaska me llama y debo ir" rezaba el estampado de una polera de la mercadotecnia virtual.  Sin embargo, lejos de ser solo una frase, era un ruido permanente en mi mente.  Una pieza del puzzle de mi vida.   Alaska, la ultima frontera, tierra de osos y salmones, tierra de aventuras y conquista... con historias de vidas entregadas a la fiebre del oro, de tramperos, de colonos.   Historias que alimentaban la mente de un niño, en cada película que alcanzaba a ver en su viejo televisor en blanco y negro.   Y con el tiempo, destino soñado por todo pescador.
Recientemente y de forma inesperada, pude concretar este anhelado sueño.   La tensión de organizar el viaje a ultima hora fue inmensa, moscas, lineas, cañas, pasajes y detalles afines, casi colapsaron mi mente.   Pero sabía que era la oportunidad de concretar el sueño de un niño.
Luego de 48 horas de viaje y esperas, llego al aeropuerto de Anchorage.  Donde mi viejo partner de pesca me esperaba para viajar inmediatamente al primer destino de pesca.   Mi primer lance, se los prometo!!!   y  un salmón chum ataco mi mosca... wow!!!  que bienvenida fue aquella...  aun necesitaba abofetearme un poco mas en el rostro para saber que era real y no uno más de mis sueños.
Fueron dos semanas full en Alaska, recorrimos mas de 1500 kilómetros, con largas jornadas de pesca y aveces bajo duras condiciones climáticas.   Donde cada día era una aventura, ya sea  investigando... aprendiendo... conociendo... disfrutando... o sencillamente cumpliendo un sueño.
Al estilo que me gusta, al estilo trout bum, el vagabundo...  acampando... como siempre... solo que esta vez lo hacia en tierra de osos.   Porque una cosa es ver osos en el río, afanados en los salmones.   Otra es escuchar sus gruñidos en la espesura del bosque circundante mientras pescábamos, pero escuchar sus gruñidos en las oscuras noches mientras dormía en mi carpa... fué inquietante ...de terror.  Sin duda, el nivel de estrés de esa noche marcará el grado máximo de mi escala "Richter" de los miedos que he experimentado pescando, jajaja!!!!  Con pesadillas en la noches siguientes, jajaja!!!
Dejaré esta última foto, como testimonio de la amistad que nació en los ríos de la patagonia chileno-argentina.  De esos amigos que pocas veces regala la vida.  Por que hace unos 5 años atrás, mientras pescábamos en tierra del fuego, salió por primera vez el tema de compartir un viaje a Alaska.  Un sueño anhelado por ambos, muchos antes de esta amistad.
Alaska me llamaba...   y fui.  Espero en próximas notas relatar algunas de mis vivencias... para los amigos que suelen tomarse el tiempo de leer mis notas, para mis recuerdos de pescador, para el hijo del pescador... que un día comprenderá la pasión que movía a su padre.